Veras y burlas

Cómic,cine,televisión,literatura y demás coserías

Mi foto
Nombre:

miércoles, marzo 08, 2006

The War, The War...!


Eso es lo que cantaban los Hermanos Marx en "Sopa de Ganso", considerada por muchos como su mejor película. He de confesar que esta mítica escena en que los hermanos celebran la declaración de guerra siempre me generó una sensación extraña.
A pesar de tendencias culturalistas personales, llegué a comprender que Harpo quemara libros en "Plumas de caballo" y que Groucho renegara de la Ópera aquella noche que pasó en la misma. Incluso el tratamiento grosero que los Marx otorgaron a las damas me resultó sumamente divertido en ocasiones, por el componente anárquico que suponía. Sin embargo, aunque me suelo oponer a cualquier tipo de moralismos en el humor, siempre me pareció que celebrar una guerra, con todo lo que conlleva (muerte, destrucción, mutilación de lo físico y lo psíquico), era pasarse. Incluso para los Marx. Por mucho que la escena no sea más que un símbolo de la anarquía como forma de vida y demás interpretaciones de la crítica.
Mi último visionado de la película, hace no tanto tiempo, cambió mis perspectivas. Viéndola me vino a la mente algo que pocos días antes sucedió en el Congreso: un partido político aplaudió (repito, recalco: APLAUDIÓ) que, desde la mayoría absoluta, se decidiera la intervención de España en la guerra-invasión de Irak. Entonces comprendí el verdadero significado de la secuencia que comento. A diferencia de otras del cuarteto (o trío) de hermanos, aquí no se defendía la anarquía, sino que se satirizaba la arbitrariedad y el sinsentido de determinadas decisiones políticas. El carácter de farsa de la película había permanecido hasta entonces oculto para mí, a causa de (voy a confesarlo) mi "chip" políticamente correcto.
Otros recuerdos vinieron a mi memoria cuando Groucho rechaza la última posibilidad de evitar la guerra porque "ya he pagado dos meses de alquiler del campo de batalla" (intereses puramente económicos detrás de un conflicto internacional...Nos va sonando, ¿verdad?). Lo realmente triste es que las decisiones de una mayoría absoluta (sea cual sea y vengan de donde vengan) nos recuerden no ya solamente a una película de los hermanos Marx, sino a la escena más descabellada, absurda, grotesca y desquiciada de la historia del cine.
Por cierto, el país de Groucho se llamaba Freedonia (Libertonia)...y seguro que iba bien.

14 Comments:

Blogger Los Burgomaestres said...

Estupenda reflexión antibelicista y democrática.
Y permítanos acabar citando un clásico
--¿Está el enemigo? ¡Que se ponga!

2:32 a. m.  
Anonymous choko said...

"En el caso de que no lo hayan oido antes, creo que ellos creen que vamos a la guerra"

En "Craked Ice" boceto de guión de Sopa de Ganso, Groucho tenía una profesión, era un vendedor de armas, esto explicaba su interés por tener una guerra, pero hacía la sátira demasiado sangrienta (Para más información ver Monkey Bussines, de Simon Louvish)
Para acabar decir que justamente esta escena era la que convencía a Woody Allen en Hannah y sus hermanas sobre el sentido de la vida...

"El último tipo que gobernó este país lo dejó echo un asco, esperen a que yo me encargue de él"
(¿Por qué la mayoría de citas de Sopa de Ganso que más me gustan son las de las canciones que NUNCA se molestan en subtitular)

2:34 a. m.  
Blogger Chespiro said...

Uy,uy, qué idea...esa escena de Hanna y sus hermanas merece un tema para ella solita.
Había leído el dato de que Groucho originalmente iba a ser un vendedor de armas, pero no lo recordaba.
Eso le hubiera otorgado cierta lógica a su actuación, hubiera justificado su interés por seguir adelante con la guerra.
La verdad es que esa "peli" parece que nos oculta información, se ve deshilachada en muchos aspectos, pero bueno, no quiero irme mucho del tema.
Aunque al recordar lo del negocio de armas, me pareció que hubiera sido conveniente incluir el detalle en la peli, la verdad es que la falta de motivación de Groucho para organizar la guerra es un sello característico de los hermanos Marx: nuevamente, la anarquía por la anarquía, lo ilógico, el dejarse llevar por impulsos irracionales, etc.

1:57 p. m.  
Anonymous choko said...

Eso es básicamente lo que pasaba en la era Paramount, el absurdo, la anarquía, cuando pasaron a la MGM eso se hizo más tenue, y al morir Irving Thalberg, el productor, se convirtió en su decadencia.
Personalmente me encanta el periodo Paramount, las películas como tu dices no son perfectas, pero aún hoy resultan frescas, sorprendentes, me sigue gustando más ver el "Conflicto de los Marx" que, por ejemplo, "Un día en las Carreras", no sé demasiado guión, todo encaja demasido bien, tantos malvados y tanta parejita enamorada... Pero es algo personal y reconozco que "Una noche en la Ópera" me encanta...

GROUCHO: "Soy un hombre muy recto, así que tengan cuidado, si encuentro a alguién aceptando un soborno... y no me llevo mi parte, irán al paredón y (hace un gesto de disparar) Pop! por allí va la comadreja!"

6:12 a. m.  
Anonymous Phileas Fogg said...

Magnífica reflexión.

Sin duda los Marx Bros. fueron mucho más inteligentes que Chaplin en su reflexión sobre las devastaciones de la guerra: la conformidad disconforme es el milagro de la ironía que más logros ha conseguido en la batalla contra la censura. Pero es que Chaplin leía demasiado a Dickens, y claro... Dickens es lo que tiene.

¿Por qué no habrá humoristas como estos en el cine actual? Vivimos inmersos en una pesadilla terrible, en la que Hugh Grant y Jim Carrey son los principales exponentes de la comedia en sus distintas facetas. Ni la perturbada imaginación de Philiph K. Dick podía haber concebido un futuro tan dantesco y desesperanzador.

¡Ay, el vodevil...!

12:52 p. m.  
Blogger Juani Escribano said...

La pelicula "Sopa de ganso", es una de las mejores de los Hermanos Marx.
En ella satirizan las decisiones políticas de los gobiernos y al mismo tiempo las guerras que nos han minado en toda nuestra Historia universal.
Con esta grabación finalizaron con la Paramount.
Es una lástima, como también ha comentado uno de los amigos lectores, que no existan en estos momentos unos cómicos Marxsianos en la actualidad cinéfila.
Jose Ramón Juan

2:41 p. m.  
Blogger Juani Escribano said...

Muchas gracias, por publicar un enlace de nuestro blog, nosotros tambien lo hemos hecho con el tuyo.
Espero que nos sigamos visitando y opinando.
Saludos
Jose Ramon Juan

9:30 a. m.  
Blogger Chespiro said...

¡Qué ilustres visitas se ven por aquí! Bueno, veo que somos muchos los que coincidimos al considerar la etapa de la Paramount como la más gloriosa.
Ahí los Marx estaban en estado puro, aunque tal vez sus la realización de sus películas, salvo "Sopa de ganso" (y aun así) no era demasiado bueno.
Con la Metro subió la calidad cinematográfica de sus pelis (al menos de las dos primeras),pero bajó el nivel humorístico.
Con respecto al motivo por el cual ya no hay cómicos así, Woody Allen le preguntó lo mismo al propio Groucho en los años setenta (nótese que la carencia viene ya de largo), y Groucho le contestó lo mismo que se ha sugerido más arriba: "Porque ya no hay vodevil".
Necesitan "bolos", los nuevos muchachos.

2:34 p. m.  
Blogger maginelmago said...

Sopa de Ganso es muy divertida. Las escenas con los aliados que tiene en la guerra (los elefantes de Tarzán y demás) es la pera.

Cuando me den un canal de tele la pondré bimestralmente

12:06 p. m.  
Blogger Chespiro said...

Ansío que le den ese canal magin, no te imaginas cómo.
Eso sí, vas a tener menos audiencia que Quatro.

2:45 a. m.  
Blogger Fercho said...

El visionado de "Sopa de Ganso" una noche en la 2 hace muchos años me permitió iniciarme en el humor clásico y así complete mi maravillosa colección de VHS de las películas de los Hermanos Marx (convenientemente obsoletas ahora por el DVD). Mi siguiente salto fue el humor de los Monty Python.

No en vano esta película tiene esos mensajes, pues recordemos lo que sucedía en el mundo hacia 1933.
Aunque se vería más claro con Chaplin en el Gran Dictador.

1:59 p. m.  
Blogger Chespiro said...

Bienvenido, Fercho. Esperamos verte por aquí a menudo, sobre todo siendo aficionado al humor clásico.
Llevas razón, en Sopa de Ganso la locura de los Marx enturbia un poco ciertos mensajes (no es que no estén claros, es que a veces cuesta creer que haya mensaje detrás de tanta locura).
Chaplin, en El Gran Dictador, fue mucho más claro, en detrimento de la película (se me está ocurriendo un nuevo tema...).

2:40 a. m.  
Blogger Fercho said...

Leí que durante el rodaje de "Sopa de Ganso" se produjo la subida al poder de Hitler (1933, claro) y supongo que hay ciertas cosas ante las que uno no se queda de piedra.

9:56 a. m.  
Blogger Chespiro said...

La pena es que en las versiones que yo vi (no existía el DVD), la canción de Groucho del principio no aparece traducida debajo,lo cual es terribe, porque se trata de una declaración de "principios" que explica el carácter dictatorial del nuevo dirigente del país, así como su "programa de gobierno", todo ello básico para entender plenamente la película.

2:13 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home